lunes, 19 de mayo de 2014

sobre La Escucha


Podrías solamente escuchar? 


Cuando te pido que me escuches, y empezás a darme consejos, no hacés lo que te pedí.

Cuando te pido que me escuches, y empezás a decirme porqué no debería sentirme así, estás pisoteando mis sentimientos.

Cuando te pido que me escuches y sentís que debés hacer algo para resolver mi problema, me estás fallando, por más extraño que te parezca.

Escuchame!
todo lo que te pido es que me escuches, no que hables o que hagas algo, solamente escuchame. Los consejos son baratos.
Cuando haces algo por mí que yo puedo y debo hacer por mí mismo, contribuís a mi temor y a mi torpeza; pero cuando aceptás como un simple hecho que siento lo que siento, no importa cuán irracional sea, entonces sí que puedo dejar de
tratar de convencerte para empezar a comprenderlo. Yo solo.

Los sentimientos irracionales tienen sentido cuando entendemos lo que hay detrás. Y cuando está claro, las respuestas son claras y no necesito consejos.
Tal vez por eso rezar funcione para mucha gente, porque Dios es mudo y no da consejos para tratar de arreglar las cosas. ¡Tan solo escucha y te deja resolverlo por vos mismo!

De modo que por favor: solo escuchame. Si querés hablar, espera un minuto tu turno y yo... te escucharé.





* Sobre la Escucha Generosa. GL Coaching (Guido Samelnik)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada